Sign up for our Newsletter



500 AÑOS estrenará en el Festival de Cine de Sundance

El estreno mundial de la tercera película en la trilogía guatemalteca de resistencia, 500 AÑOS, se estrenará en el escenario del Festival de Cine de Sundance en enero próximo.

500 AÑOS, el muy anticipado tercer documental de la directora Pamela Yates, continúa la saga épica de la resistencia indígena en Guatemala que comenzó con Cuando las Montañas Tiemblan (1983), seguida por Granito: Como Atrapar a un Dictador (2011). Cada una de las tres películas fue seleccionada para su estreno mundial en el Sundance Film Festival, a través de un período de 33 años.

Desde un juicio histórico por genocidio hasta la expulsión de un presidente, 500 AÑOS narra la historia del creciente movimiento popular que se desarrolló recientemente en Guatemala, desde la perspectiva de la población indígena maya, en una coyuntura histórica que les permite re-imaginar su sociedad.

En 500 AÑOS, los mayas guiaron a Guatemala a un punto de inflexión histórica, desde el juicio por genocidio del ex-dictador general Ríos Montt hasta el levantamiento ciudadano que derrocó al presidente Otto Pérez Molina. Mientras que los pueblos indígenas de Guatemala no son ajenos a la opresión, con los recientes acontecimientos que se llevaron a cabo durante un tumultuoso período de tres años, el cambio finalmente parece posible cuando su movimiento por defender sus derechos se une con la voluntad del público general para acabar con la corrupción.

Photo credit: Saul Martinez

La culminación del levantamiento ciudadano en 500 AÑOS fue la destitución del Presidente y Vicepresidente de Guatemala que ahora están en la cárcel en espera de juicio. Martes 1ro de setiembre de 2015. Autor de la foto: Saul Martinez

500 AÑOS también presenta la música de la cantante y compositora maya Sara Curruchich, que canta Ralk’wa’l ulew (Hijos de la Tierra en el idioma maya Kaqchikel) al final de la película.

Como testimonio de este momento heroico de la historia guatemalteca, 500 AÑOS documenta el inicio del fin de una cultura de impunidad y una sociedad lista para el cambio. Centrándose en temas universales de justicia, racismo, poder y corrupción, 500 AÑOS resonará por las Américas, desde Alaska hasta la Patagonia.

LA NARRATIVA
Por la madrugada en la Ciudad de Guatemala en enero de 2013, soldados con armas automáticas se encontraban posicionados en todas las esquinas. Una larga línea de indígenas mayas se dirigió a la alta corte, una institución históricamente dominada por los intereses de una pequeña élite blanca. La periodista/antropóloga y principal protagonista de 500 AÑOS, Irma Alicia Velásquez Nimatuj, dice: “Este es un país que se levanta de las cenizas del genocidio y que aún vive con miedo.” Apenas tres décadas antes, la élite gobernante, desató un oscuro período de represión y masacres, dejando 200.000 muertos en su mayoría indígenas, y 45.000 artistas, intelectuales y activistas urbanos desaparecidos. Después de trece años de perseverancia, finalmente los sobrevivientes mayas llevaron a juicio a uno de los principales arquitectos del genocidio, el ex-dictador Efraín Ríos Montt.

Cuando Ríos Montt es declarado culpable como resultado del juicio, una visión momentánea de la esperanza de justicia para Guatemala se restablece. Sin embargo, diez días más tarde, bajo presión feroz de la élite política y empresarial, el Tribunal Constitucional anula el veredicto por una tecnicidad.

Photo credit: Daniel Hernández Salazar

El ex dictador general Ríos Montt con sus abogados de defensa llegan para escuchar el veredicto en su juicio. Autor de la foto: Daniel Hernández Salazar

A pesar de lo decepcionante que fue para muchos el juicio, otros lo vieron como una pequeña e históricamente improbable victoria para la población indígena. La activista maya, Andrea Ixchíu, ve el juicio como un llamado a la unidad maya, frente a nuevas amenazas— el “genocidio de la tierra” y la comunidad a manos de las despiadadas industrias extractivas internacionales ayudadas y apoyadas por el Estado guatemalteco.

Andrea tiene razón. El genocidio ocasionó más que el asesinato masivo de personas, el ejército robó vastas extensiones de tierra y borró 626 comunidades indígenas de la faz de la tierra. Hoy en día, en las áreas exactas donde se perpetraron las masacres, las comunidades fueron reemplazadas por mega-proyectos internacionales como minas a cielo abierto, represas hidroeléctricas masivas y agri-empresas extensivas que continúan destruyendo tierras mayas. Según Irma Alicia, “Si el gobierno otorga todas las licencias que las compañías han solicitado, habrá una mina cada 100 kilómetros en Guatemala. Destruirá el país.” El presidente Otto Pérez Molina fue el principal animador de todas estas industrias extractivas internacionales.
Pero Irma Alicia ha reflexionado profundamente sobre la situación y explica que ninguna cantidad de unidad maya por sí sola puede tocar a los gobernantes de la élite guatemalteca. La única esperanza sería forjar una alianza indígena con la población urbana no indígena, algo improbable en un país impulsado por el racismo estructural.

Pero en la primavera de 2015, algo inesperado sucede: se descubre evidencia irrevocable de un esquema de corrupción masiva en el gobierno del presidente Otto Pérez Molina. Su vicepresidenta también está profundamente implicada. Como afirma Irma Alicia en su columna periodística, la corrupción en Guatemala se ha vuelto endémica, desde los funcionarios locales hasta los principales políticos, y está robando a los ciudadanos de servicios indispensables. Después de sufrir décadas de abuso gubernamental, los habitantes urbanos se comienzan a agitar con un creciente sentido de indignación. Al principio, pocas personas ocuparon en protesta la capital. Luego, semana tras semana, más personas de la clase media urbana salen a protestar, uniéndose a miles de mayas que salieron en masa del campo, juntos en resistencia y superando la división racial. Daniel Pascual, líder del movimiento campesino indígena más grande de Guatemala, se ocupa organizando manifestaciones en todo el campo, mientras que Andrea ha fundado un colectivo de jóvenes de medios para producir un programa de noticias en la web que luego se vuelve viral. Irma Alicia también está allí, participando en las manifestaciones, lluvia o sol, y relatando los sucesos en su columna. Luego, la mayor manifestación en la historia de Guatemala sacude a la capital y finalmente derriba al presidente Otto Pérez Molina, enviándolo a la cárcel de Matamoros como un criminal común. Pero como todas las historias reales esta tampoco tiene un final estilo Hollywood. Irma Alicia nos recuerda que esto es sólo el comienzo de un largo camino, pero ella y los otros protagonistas mayas se regocijan sabiendo que esta es una Guatemala diferente y más esperanzada que en la que ellos nacieron, con el balance de poder cambiado para siempre.

Alejandra Sacio
Alejandra Sacio
alejandra@skylight.is

Alejandra grew up between Lima, Peru and California, and began migrating on her own when she became a Fulbright Scholar at the University of Kansas as an undergraduate for Journalism and International Studies.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!