Sign up for our Newsletter



‘Una cámara en la mano y una idea en la cabeza’, 50 años después

Escrito por Carlos A. Gutiérrez

“Una cámara en la mano y una idea en la cabeza”, el lema del movimiento Cinema Novo, es tan relevante ahora en los Estados Unidos como lo fue en Brasil a finales de los años sesenta.

Este mes que ha transcurrido desde el día de las elecciones en Estados Unidos ha sido extrañamente estimulante, ya que los nuevos contextos políticos nos han obligado a mirar fuera de nuestras áreas de confort. Estos cambiantes tiempos nos hacen que reevaluemos todo; no podemos dar ya nada por hecho. Mientras nos preparamos para organizar y resistir, necesitamos una profunda reevaluación: ¿Por qué estamos luchando? ¿Quiénes son nuestros aliados? ¿Quiénes son nuestros antagonistas? ¿Cuáles son nuestras herramientas? ¿Qué alternativas ofrecemos?

Tenemos que reconocer que el sistema contra el que luchamos está también dentro de nosotros. Los rivales no están al otro lado del pasillo. La estructura neoliberal está profundamente arraigada en nuestras diarias prácticas personales y profesionales. Nosotros, como cineastas, estamos perpetuando en gran medida las narrativas del opresor. Como programadores de cine, estamos favoreciendo las perspectivas americanas y euro-céntricas sobre el resto. Nosotros, como críticos de cine, estamos validando las películas que todo el mundo ha validado y que nunca cuestionan ese sistema de validación. Nosotros, como comunidad cinematográfica, hemos reducido la experiencia cinematográfica al mínimo, restringiendo las películas a entidades únicas y no fomentando diálogos más amplios. Sólo podemos aspirar a realizar transformaciones si somos capaces de entender cómo hemos estado actuando como transmisores del sistema que anhelamos cambiar. De lo contrario, estaremos condenados a seguir perpetuándolo.

El cine está más vital que nunca, no hay duda al respecto. Hay muchos signos que dan testimonio de su vitalidad. Pero necesitamos mejorar las formas en que nos relacionamos con el cine. Habiéndonos enfocado tanto estos últimos años en el pitching, el crowdfunding, los públicos objetivos y en las redes sociales, hemos dejado la poesía fuera del cine. Es hora de traer lo lírico, junto con lo política, al centro de la conversación. Necesitamos crear nuevas alegorías cinematográficas para los turbulentos tiempos que se anuncian.

De igual manera que el activismo se vuelve vital, también necesitamos recuperar los ideales. No podemos permitirnos ser pesimistas. Sé que es difícil en estos contextos, pero tenemos que luchar por nuestro derecho a recobrar utopías perdidas y crear nuevas. Tenemos que imaginar qué mundos alternativos queremos para nuestras comunidades.

Carlos A. Gutiérrez

Una buena manera podría ser rastreando nuestros propios pasos: revisar las películas que nos motivaron a convertirnos en cineastas, releer esos libros que nos inspiraron. Sospecho que este ejercicio por sí solo será más beneficioso que recurrir a las redes social y los periódicos para tener una idea de los acontecimientos actuales.

Redescubramos la cinefilia, el placer de ver y discutir películas. Es también un momento perfecto para revisitar los manifiestos del cine de antaño. Si no han leído el manifiesto “Hacia un tercer cine“, de los cineastas argentinos Fernando Solanas y Octavio Getino, o “Por un cine imperfecto“, del cineasta y crítico cubano Julio García Espinosa (ambos escritos en 1969), los invito a descubrirlos. Si ya los han leído en el pasado, este es un perfecto momento para volver a leerlos.

Solanas y Getino abogan por una manera diferente de producir y relacionarse con el cine más allá del primer cine—aquel alineado con Hollywood y el cine industrial internacional—y el segundo cine—el cual sigue la tradición del cine de arte europeo producido en todo el mundo pero que en su comercialización generalmente se despoja de su lado político. El tercer cine (o cine de liberación) reivindica una colaboración entre artistas y revolucionarios para crear vanguardias políticas y artísticas. El punto de encuentro es la lucha por tomar el poder del sistema opresivo. Y García Espinosa nos urge crear este cine políticamente comprometido con las herramientas que tenemos a mano, por más rústicas que sean; por ende, un cine imperfecto.

Para poder avanzar, necesitamos tomar responsabilidad. Necesitamos pedirles a los cineastas que expandan sus límites, desafiando las narrativas hegemónicas y encontrando nuevos tropos. No olvidemos que la mejor escuela es ver cine. A cambio, nos pueden pedir a nosotros los programadores y distribuidores de cine más transparencia en nuestro trabajo. Debemos ser capaces de hacer transparentes nuestras decisiones curatoriales y motivaciones profesionales.

Carlos en el evento Next Steps Now en UnionDocs.

Vamos a desafiarnos unos a otros como una manera de inspirarnos. Necesitamos sacar lo mejor de nosotros mismos, y necesitamos proteger nuestros frágiles ecosistemas. También es tiempo de entender que la geopolítica ha cambiado drásticamente en las últimas décadas, y los lugares anteriormente considerados periferia ahora son epicentros de pensamiento y acción. Tenemos que mirar a esos lugares para buscar inspiración y entendimiento, así como también construir puentes con ellos. Las luchas locales son las luchas de la globalización.

En estos tiempos no hay lugar para la pasividad, la inocencia o la mediocridad. Para aspirar a encontrar nuevas soluciones, necesitamos repensar cómo nos estamos involucrando los unos con los otros; necesitamos encontrar inspiración entre nosotros, y no desanimarnos mutuamente. Necesitamos cambiar nuestras propias conversaciones, y esas conversaciones comienzan en la sala de proyección. Tenemos la cámara en la mano, ¿qué ideales tenemos en la cabeza?

Carlos A. Gutiérrez es co-fundador y director ejecutivo de Cinema Tropical, la organización de medios de comunicación sin fines de lucro basada en Nueva York, creada en 2001, que se ha convertido en el principal presentador del cine latinoamericano en los Estados Unidos.

A la luz de las elecciones recientes, y para transformar nuestro pánico y miedo en resolución y acción, convertimos nuestro evento programado regularmente (BK@24FPS) en “Next Steps Now” e invitamos a cineastas y productores de documentales a reunirse. Carlos escribió estas palabras para este evento, y tuvo la amabilidad de compartirlo aquí con nosotros. Si desea mantenerse en contacto con Skylight sobre “Next Steps Now”, envíenos un correo electrónico con su información de contacto y su profesión/habilidades que le gustaría contribuir. Te mantendremos informado sobre los próximos eventos y acción colectiva. info@skylight.is

Vea la recapitulación de el primer “Next Steps Now”. Pronto compartiremos el siguiente video del segundo evento. (El audio completo esta disponible aquí: http://skylight.is/bk24fps)

Alejandra Sacio
Alejandra Sacio
alejandra@skylight.is

Alejandra grew up between Lima, Peru and California, and began migrating on her own when she became a Fulbright Scholar at the University of Kansas as an undergraduate for Journalism and International Studies.

Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!