Support Us

UNA CONVERSACIÓN CON MARCELA ARTEAGA: LA MEMORIA COMO UN ACTO DE RESISTENCIA

Por Pamela Yates

Cineasta Mexicana Marcela Arteaga lanzará su nuevo largometraje documental El Guardián de la Memoria como parte del Margaret Mead Film Festival este viernes 18 de octubre @4pm en el Museo de Historia Natural. Es un documental valiente que enfrenta la impunidad, el coraje y la lucha de un hombre para conseguir asilo político para quienes están en riesgo y rescatarlos de su México turbulento. La sombra de violencia combinada con la poesía visual de Arteaga nos da una visión única de la frontera sur de los Estados Unidos hoy, desde la perspectiva Mexicana. Marcela Arteaga y el principal protagonista de la película, Carlos Spector, estarán en la proyección y hablarán después del estreno.


The Guardian of Memory trailer from Marcela Arteaga on Vimeo.

Pamela: Estoy intrigada por el título poético de tu documental, El Guardián de la Memoria. ¿Qué quiere decir y porque describe la historia que cuentas, que describiste?

Marcela: En un principio y de donde surgió el título es porque yo pienso que Carlos Spector ES el guardián de la memoria. La memoria de lo que está ocurriendo hoy en México. La memoria de un genocidio. La memoria como resistencia.  Carlos, reuniendo todos los casos con los que trabaja, guarda la memoria de la violencia y la complicidad del Estado Mexicano y Norteamericano.

Después, uno de los personajes de la película me dijo: yo te cuento todas éstas historias pero guárdalas, para que no se les olviden. Así que él me hizo darme cuenta de que nosotros todos, somos los guardianes de la memoria y ese es nuestro papel en esta historia, conocerla, guardarla y difundirla, para que no se repita, para que las muertes no hayan sido en vano.

Pamela: Introdúzcate al público Neyorkino. Cuéntenos sobre tu trayectoria como cineasta Mexicana porqué te convertiste en documentalista y también tu filosofía sobre cine documental, por favor.

Marcela: Me gradué como directora en el Centro de Capacitación Cinematográfica en la Ciudad de México pero de hecho, me convertí en cineasta casi por accidente. Estaba estudiando medicina en la universidad, y un amigo mío me pidió que lo ayudara a filmar su película de tesis. Ese fue el final de la escuela de medicina. El cine me mordió como un mosquito.

La primera vez que trabajé en no ficción fue en la escuela de cine. No quería hacer un documental porque no me gustaba especialmente el género, pero no se nos permitía hacer ficción, por lo tanto, decidí hacer un ejercicio de expresión que no era ni lo uno ni lo otro. Utilizando imágenes que filmé porque las encontré interesantes, imágenes que creé y la voz en off de un ex monje carmelita que reflexionaba sobre sus años como hombre de religión, pude moverme entre la ficción y el documental con libertad y satisfacción, y la línea que divide los géneros fue borrosa dejando solo película.

Más tarde seguí luchando contra el mundo para disolver esa división y ahora me encuentro defendiendo los documentales como una forma de expresión única y fascinante.

Más tarde, cuando comencé a encontrar los temas que me interesaban, me sentí muy a gusto con el formato documental, me sentí libre para expresarme y encontré un gran placer en lo que estaba haciendo. Pero además de eso, y volviendo al comienzo de esta historia, descubrí que la ética de la realización de documentales, que cuando era más joven parecía ser un obstáculo para el proceso creativo, ahora me lleva a la estética y la estética solo funciona si puedo usar éticamente.

Por lo tanto, mi enfoque estético, ya sea por terquedad, o para molestar a otros, ha sido mirar fuera de las formas tradicionales para encontrar una nueva forma de contar una historia, de hacer documentales.

Pamela: ¿Como conociste a Carlos Spector y que representa el como protagonista en el documental?

Marcela: Harta de la situación de violencia en México, sentía la necesidad de hacer algo, de no quedarme con los brazos cruzados. Justo ahí, conocí a Carlos Spector en la ciudad de México en 2014. Desde que lo escuché hablar, contar las historias de sus “clientes” y hacer el análisis de lo que sucede en México, todas las piezas del rompecabezas empezaron a tener sentido.

Carlos es la voz de un luchador social, una mirada de águila capaz de analizar una situación muy compleja.  Cuando viví de cerca su día a día, le dije que me parecía que era como David y Goliath y él me contestó “la diferencia es que por lo menos David tenía una onda, yo ni siquiera tengo eso” y se rió a carcajadas. Ese es Carlos Spector.

Pamela: El Guardián de la Memoria no es un documental tradicional. Tú creaste muchas escenas artísticas combinándolas con testimonios en una mezcla única. ¿Porque decidiste construir el documental así?

Marcela: Esta no es la primera vez que hago esto en un documental, más bien es la única forma que conozco de hacerlo. Si no lo hago así, siento que no estoy haciendo la película que quiero, que lo que necesito transmitir no será entendido. 

Casi siempre que se habla de la tragedia, la estética es desplazada por la contundencia de los hechos pero estoy convencida de que el arte no se puede separar de la condición humana, por lo que mi búsqueda va siempre en la misma dirección: ¿Cómo se aborda una búsqueda estética desde la tragedia? ¿Puede el arte pagar su deuda con una sociedad que sufre?

Estoy convencida de que interpretar la realidad no la modifica, la hace más poderosa. 

Pamela: ¿Cuál es el impacto que buscas con el lanzamiento de El Guardián de la Memoria en Nueva York, y mas allá en los Estados Unidos? ¿O sea con el público general acá?

Marcela: John Berger dice que“nombrar lo intolerable es en sí mismo la esperanza.”  Eso es lo que busco, que la gente aquí, en Nueva York y en los Estados Unidos, sepa lo que está pasando en México, que escuche la voz la de la gente que ha vivido el infierno y se ha recuperado de él para poder contar su historia y tratar de cambiar el futuro de todos.  

Después de todas las historias que he escuchado, puedo decir que solo nos tenemos como respaldo para luchar por un futuro mejor. Muchos de nosotros queremos cambiar, un futuro mejor. Para lograr esto, tenemos que comenzar a escucharnos y dejar de pensar que si «algo no me afecta, no es mi problema» porque en realidad lo es. Cuando nos enfrentamos a una inhumana flagrante, no podemos permanecer en silencio, porque al hacerlo, nos convertimos en cómplices.

Quiero que la gente recuerde las palabras de Bob Dylan:

¿Cuántas veces puede un hombre volver la cabeza?

¿Y fingir que simplemente no ve? …”

Sí, y cuántas muertes se necesitarán hasta que sepa.

¿Que han muerto demasiadas personas?

Pamela
Pamela Yates
pamela@skylight.is

Pamela Yates es una cineasta galardonado y cofundadora/directora creativa de Skylight Pictures, una compañía dedicada a crear largometrajes documentales y herramientas de medios digitales que promueven la conciencia de los derechos humanos y la búsqueda de justicia mediante la implementación de campañas de divulgación de varios años diseñadas para involucrar, educar y activar el cambio social.



Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!