Support Us

SolidariLabs: un sueño vivo que teje humanidad

Por Jorge Agurto | Jorge Agurto es un comunicador social y periodista de formación esencialmente autodidacta. Sus raíces de identidad se encuentran en el pueblo Sechura, en la costa norte del Perú. Es fundador de la agencia de noticias SERVINDI (www.servindi.org) uno de los medios virtuales más importantes de la región latinoamericana especializado en la cobertura de temas indígenas, ambientales, derechos humanos y crisis climática.  Este artículo se publicó originalmente en SERVINDI. 

La semana de SolidariLabs en Perú fue una experiencia profundamente transformadora para recargar energías desde nuestras raíces ancestrales más profundas y avanzar unidos y unidas construyendo con fe y energía, de manera activa, un futuro mejor.

A pocas semanas de cumplir 60 años es poco probable que viva nuevas experiencias que me sorprendan y conmuevan hasta mis raíces. Sin embargo, esto lo logró el Solidarilabs Perú que se realizó en un paradisiaco lugar en el valle del Urubamba, en el Cusco.

Los organizadores, Pamela Yates y Paco de Onís, agradecieron a todas las personas que entregaron casi una semana de sus vidas para asistir a una experiencia inédita, de la cual carecíamos previamente de información detallada.

Foto: Skylight/SolidariLabs

El programa que recibimos no detallaba actividades conocidas y más bien sugería temas que aumentaban el desconcierto. Quizás esto era lo mejor para abrirnos a la experiencia en todos los sentidos y reducir nuestras barreras conceptuales o prejuicios racionalistas.

Una compañera de Ayacucho comentó que ella fue delegada a postular y al no poder compartir detalles del programa a su menor hija, ésta le transmitió su preocupación por que acuda a un evento donde pudiera ser víctima de traficantes de órganos.

Foto: Skylight/SolidariLabs

No es propósito del presente texto detallar la metodología que al fin y al cabo resultan medios o instrumentos para alcanzar un propósito. Lo esencial es que fue un evento que redescubrió y fortaleció nuestros lazos de humanidad.

El espacio construido puso el énfasis en el aspecto vivencial y espiritual, en tejer sentidos y relaciones, en descubrir, redescubrir y fortalecer nuestra humanidad más profunda. Para lograr esto el aspecto emocional despertó en intensidad y potencia.

Hubo diversos momentos que nos conmovieron hasta las lágrimas. Por que no solo estuvimos presentes como personas individuales; nos acompañaron nuestras raíces, nuestros abuelos y abuelas, nuestros progenitores y todas las personas a las que amamos, algunas quizás que hemos perdido físicamente recientemente.

El evento permitió pasar de los sueños individuales a los sueños colectivos, bajo la premisa de que lo colectivo potencia y realiza los anhelos o aspiraciones personales. Foto: Jorge Agurto / Servindi.

Esos espacios de encuentro interpersonal y grupal se enriquecieron con todo lo que somos, nuestros deseos, nuestros duelos pendientes y obviamente vivimos una catarsis liberadora, imbuida de convicción y esperanza por cambiar el mundo, potenciando nuestros esfuerzos personales en un torrente colectivo.

Yo agradezco mucho a Pamela Yates y a su pareja Paco de Onís por haber seleccionado con el equipo SolidariLabs –compuesto de peruanos/as, mexicanos/as, colombianos/as y guatemaltecos/as– a 24 candidatos/tas de Perú a un evento al que postularon 250 personas.

No debió ser una tarea fácil la selección y estoy seguro de que muchos prospectos valiosos quedaron fuera de esta primera experiencia en Perú.

Lo que relució es que cada participante es una fuente y un tesoro de humanidad y perspectiva. Cada quién impulsa iniciativas democráticas, innovadoras, comprometidas con la justicia y el cambio social.

Yanaire Medrano. Foto: Skylight/SolidariLabs

Por ejemplo, me agradó mucho conocer a Yanaire Medrano Bustamante, joven mujer afroperuana que trabaja en la práctica y el rescate del patrimonio cultural –empezando por mantener el peinado afro”– y mostrar los rostros de identidad con audiovisuales elaborados por niños y jóvenes de San José, en Chincha.

A su magnífica propuesta se sumó María Elena Benites, del grupo Chaski y que promueve la Red de Microcines Chaski, entre otras colaboradoras.

Al momento inicial de las ofrendas Yanaire sorprendió con una enorme quijada de burro, instrumento musical afroperuano, que hizo sonar para deleite de los y las presentes. A la hora de la despedida y agradecimientos Yanaire no tuvo mejor forma de expresarse que con un zapateo tradicional.

Me congratulo de haber conocido a Verónica Ferrari, a quién reconocí gracias a una compañera de Servindi que la identificó en una foto que Vero compartió en su Facebook.

Verónica Ferrari (izquierda) contando chismes positivos sobre Alejandrina Calancha (al centro) en diálogo con María Elena Benites (derecha).

Vero Ferrari es una activista comprometida por los derechos humanos y dirige de forma autogestionaria la Biblioteca Miguelina Acosta, especialmente orientada a niños/as y adolescentes, en el Cercado de Lima.

El nombre de la biblioteca rinde homenaje a una escritora y colaboradora que por la década de 1920-1930 suministraba información al amauta José Carlos Mariátegui la Chira en especial sobre temas de la Amazonía.

Ya en plan de retorno, fue interesante conversar en el aeropuerto con Berenice Adrianzén, con la cual no compartí tanto en el evento, pero que en solo unos minutos me hizo conocer el magnífico proyecto de su organización Sontrac.

Esta semana Berenice inicia una serie de presentaciones en seis ciudades del país con dos documentales de la historia del movimiento obrero peruano, tema clave para conocer la historia social y política de Perú (ver nota en Servindi).

Esta es una breve pincelada de tres personas que vienen a mi memoria inmediata, pero tengan por seguro que cada participante de Ayacucho, Cusco, Callao, Huánuco, Lima, Puno y Trujillo con los que departí generó una experiencia humana extraordinaria.

Este es el caso también de la actriz afrodescendiente Alicia Olivares que esta semana organiza dos afrowebinars como parte del Foro de Mujeres Afro en Escena, un espacio para que las artistas se encuentren y reflexionen sobre su quehacer artístico (ver nota en Servindi).

Paco y Pamela (a la izquierda) realizan una gran labor que ya está dando frutos y dará muchos más.

Una mención especial merece todo el equipo de Skylight liderado por una pareja madura, comprometida, que comparten sueños y los van haciendo realidad. Pamela y Paco han descubierto una forma de avanzar contra la corriente y creo que disfrutan de los resultados que se van alcanzando.

Parte del equipo cinematográfico de SkyLight. Foto: Skylight/SolidariLabs

El equipo está además integrado por documentalistas y facilitadores de Colombia, México y Guatemala, países donde se han realizado versiones nacionales de Solidarilabs.

También participaron representantes del SolidariLabs AfroColombia que compartieron su documental y otros materiales del proyecto Guardianas de los Ríos, referido a la población afrocolombiana que defiende el rio Atrato, en Colombia.

Todos ellos, y el facilitador de Puerto Rico, Gibrán Rivera, con residencia en Estados Unidos, conjugaron armoniosamente esfuerzos para hacernos sentir bien, liberar nuestras rigideces y bloqueos personales para sumergirnos en una experiencia esencialmente liberadora.

La semana de SolidariLabs fue una experiencia profundamente transformadora -revolucionaria diría yo- para recargar energías desde nuestras raíces más profundas y avanzar unidos y unidas construyendo con fe y energía, de manera activa y solidaria, un mundo mejor.

Foto premonitoria tomada el primer día de llegada. De izquierda a derecha: Jorge Agurto (Servindi); Elías Cabello Contreras (Huánuco), el cineasta Ignacio Decerega (México) en un autorretrato tomado por José Antonio Ulloa, gestor cultural de Trujillo. Antes del evento no los conocía pero formamos un grupo y somos personas entrañables con sueños compartidos.

Fue una experiencia especial conocer a Vanessa Cuervo Forero, facilitadora de Skylight, que contribuyó a despertar nuestros cuerpos y sentidos para una experiencia vivencial inolvidable. Foto: Vanessa Cuervo Forero/Skylight.

Pamela Yates
pamela@skylight.is

Pamela Yates es una cineasta galardonado y cofundadora/directora creativa de Skylight Pictures, una compañía dedicada a crear largometrajes documentales y herramientas de medios digitales que promueven la conciencia de los derechos humanos y la búsqueda de justicia mediante la implementación de campañas de divulgación de varios años diseñadas para involucrar, educar y activar el cambio social.



Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!