Support Us

Aprendiendo a ser cruce de caminos

Para sobrevivir a las Tierras Fronterizas
debes vivir sin fronteras
ser un cruce de caminos.

– Gloria Anzaldúa

Viniendo de Guatemala, Colombia y México, nuestro equipo tuvo que cruzar mares y fronteras para reunirse en un bosque habitado por árboles centenarios, arroyos, pájaros carpinteros, osos y venados: las hermosas tierras de Woodstock, justo al norte de la ciudad de Nueva York. En este proceso fue doloroso tener que dejar atrás a tres de nuestras más queridas compañeras cuya movilidad estaba restringida por un sistema de visas (ese que define los caminos y las vidas de tantos migrantes) que determina quién es digno de ingresar a Estados Unidos. Sosteniendo esta complejidad, quienes pudimos llegar, celebramos nuestro encuentro encendiendo muchas fogatas, contando muchas historias y compartiendo comida deliciosa. 

Suena simple y cotidiano, pero es algo que tendemos a olvidar: la fuerza y ​​la sostenibilidad de nuestros movimientos y nuestras redes de cineastas, agentes de cambio y defensores de derechos humanos, depende profundamente de nuestra capacidad para sostenernos y cuidarnos unos a otros. En tiempos de vidas aisladas, crecientes violencias y miedos, nuestra comunidad se convierte en un refugio frente a una sociedad indiferente. Estos no son espacios utópicos perfectos, de hecho, son espacios de lucha y contradicción; pero también de amistad, de propósito compartido, de esperanza colectiva, de posibilidad y de imaginación radical. Al poner el cuidado en el centro de nuestro trabajo, estamos modelando el mundo en el que queremos vivir. Al cuidarnos unas a otras, estamos cambiando el paradigma que prioriza el dinero antes que la vida. 

Este equipo tiene una mezcla mágica de narradores, cineastas, sociólogos, bailarinas, defensores del territorio y activistas. Todas estamos impulsadas ​​por un llamado a la justicia y un impulso de ser el cambio que queremos ver en el mundo. Nuestros talentos, estilos y personalidades son bastante variados, pero lo que tenemos en común es ser rebeldes creativos y centrar las NARRATIVAS como nuestro territorio de disputa. También tenemos un bebé colectivo llamado VIVX: una red de apoyo y protección a líderes sociales y defensores de la tierra cuyas vidas están amenazadas. 

Durante nuestra residencia exploramos cómo queremos seguir contando las historias de lxs defensores de la tierra que apoyamos y con qué audiencias queremos compartirlas. Intercambiamos nuestros referentes, vimos largometrajes y cortos, hablamos sobre los desafíos de darle espacio al conflicto y modelar la justicia restaurativa, construimos un horizonte narrativo y una teoría del cambio para VIVX. Pero en realidad lo más importante fue que bailamos, miramos las estrellas, escuchamos la naturaleza, nadamos en arroyos fríos, dimos largas caminatas, nos trenzamos el pelo, descansamos y comimos: sabiendo las duras realidades que debemos seguir enfrentando, infusionamos nuestro tiempo con alegría y fiesta para tejer solidaridad entre nosotras, celebramos la vida. 

Estamos aprendiendo a ser cruce de caminos en un mundo lleno de fronteras que nos divideny de violencias que nos desaniman. Queremos centrar Tiichajil* e inyectarle alegría y gozo a este trabajo, para honrar a nuestros ancestros y a aquellos que nos han sido robados, para continuar caminando en belleza, colectivamente. 

*Tiichajil es el nombre de un cortometraje producido en colaboración entre Skylight y miembros de la diáspora maya en Estados Unidos. El título hace referencia a un concepto maya ixil conocido como la «buena vida», un futuro en el que hay libertad de movimiento y se satisfacen las necesidades básicas de todos.

Foto destacada: Unxs miembrxs del equipo VIVX se toman un descanso en la Residencia Silver Sun

Tags:
Vanessa Cuero Forero
vanessa@skylight.is


Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!