Support Us

Vivir Sabroso: Hasta Que La Dignidad Se Haga Costumbre

En agosto 2022 la nueva administración de Presidente Gustavo Petro y Francia Márquez fue inagurada en Colombia. Varixs miembrxs de nuestro equipo VIVX reflexionaron sobre este cambio trascendental para su país.

Por Heny Cuesta, Directora SolidariLabs AfroColombiana

Colombia se proclama según  el artículo 7 de la constitución Política, como un país pluriétnico y multicultural donde el  Estado reconoce y protege la diversidad de la Nación.

Un Estado que históricamente ha excluido a las mal llamadas “minorías étnicas” y una sociedad que mostró de manera cruda, el racismo sistémico en que las comunidades negras hemos vivido, luego de que la actual Vicepresidenta Francia Márquez, después de años de defensa del territorio y luego del gran estallido social Colombiano que se desató en 2019 y en 2021, se consolidó como el más poderoso de la historia reciente del país andino. decidiera dar su paso a candidata presidencial, como una manera de incomodar y develar el estado interno en el que estamos, ese “poner el dedo en la llaga” las heridas abiertas en la piel y en alma del pueblo Colombiano, esto sin imaginar que, estaría con una alta votación lo que llamaría la atención del actual presidente Gustavo Petro, para nombrarla como su fórmula vicepresidencial. 

Para entender este contexto, desde que Colombia se proclama como república democrática independiente en 1810, la izquierda jamás había gobernado. 

Una de los puntos en contra que hicieron perder credibilidad fue con la Unión Patriótica (UP), se creó a mediados de los 80, luego de un acuerdo del Gobierno de Belisario Betancur con las FARC, y después de décadas, la UP fue casi exterminada a manos de paramilitares y otros agentes estatales. La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y el Centro Nacional de Memoria Histórica ponen este hecho histórico como un «genocidio», que dejó más de 5.700 víctimas, incluidos los candidatos izquierdistas Jorge Eliécer Gaitán en 1948; Luis Carlos Galán en 1989 o el exlíder del M-19 Carlos Pizarro en 1990.

El día de las votaciones presidenciales antes de salir, junto a mi esposo escuchamos el discurso de Gaitán. Lloré por lo que estaba a punto de ocurrir, salí con mucha esperanza y convicción del cambio y pensé ¡Todxs deberíamos refrescar la memoria!

«Los nadie» son, como lo dice nuestra Vicepresidenta Francia Márquez, aquellas personas que sistemáticamente han quedado por fuera de las decisiones del Gobierno y han tenido que sobrevivir al margen de la sociedad, “los nadies” son  esas sonrisas de las personas Afrocolombianas, palenqueras, raizales, indígenas y otras minorías igualmente abandonadas por el Estado, esas misma que salíamos a dar nuestro voto al cambio

De esta manera fue el triunfo del progresismo en las periferias, aquellos departamentos lejos del centralismo de Bogotá, que han permitido que hoy el país tenga a su primer mandatario de izquierda y con esto terminan con más de dos siglos de gobiernos conservadores, racistas, clasistas y oportunistas.

***

Por Estfanía Villa Díaz, Coordinador de voluntarios internacionales, VIVX

Hay un bolero que se compartió en redes sociales, luego del resultado de las pasadas elecciones del 19 de junio de 2022 en Colombia. “Aquel 19”, composición de Rhadames Reyes e interpretada por Daniel Santos que dice así:

“Lo que quiero decirte
Fechas hay en la vida que nunca podemos
Jamás olvidar
Esa
Lo sabes alma mía
La llevaré prendida en mi ser
Como ayer
Aquel 19 será
El recuerdo que en mí vivirá
Ese día
Qué feliz
¡Tan feliz!”

(Escúchalo aquí)

Y es que aquel 19 fue y será un día muy significativo para la gran mayoría de personas que dimos nuestro voto por Francia Márquez y su fórmula presidencial, Gustavo Petro; con quienes se vieron representadas aquellas personas, que en 2021 salieron a manifestar su descontento con el gobierno de Iván Duque, que pedían mejores condiciones de vida para las comunidades étnicas, las diversidades sexuales, los y las lideresas sociales, las juventudes, el campesinado colombiano, “los nadies” que Francia mencionó en sus discursos.

Este nuevo momento político nos brinda la oportunidad de cambiar las narrativas en nuestras arengas para gritar por la esperanza, la paz y la reconciliación y también nos recuerda la responsabilidad que tenemos como ciudadanía de trabajar, colectiva y arduamente, para que esto sea una realidad más constante en nuestro país. 

***

Por Valentina Vargas, Comunicaciones gráficas y audivisuales, VIVX

“Yo quiero seguir jugando a lo perdido”

El necio por Silvio Rodríguez

Mi abuela viene de un contexto muy atípico y contradictorio para su época. Estudió junto a sus dos hermanas carreras universitarias; en 1967 se graduó de Trabajo Social, mis tías abuelas se graduaron de Enfermería y Bacteriología. Mi abuela también fue la primera (y quizás única)de su círculo cercano en divorciarse cosa que era un escándalo para ese entonces porque «lo que unió Dios no puede separarlo el hombre.»

Desde que tengo uso de razón ejerce su derecho y deber al voto y siempre se arregla para la ocasión con un traje elegante y labios rojos, nunca nos dice por quién va a votar ni nos pregunta, pero estas pasadas elecciones fueron la excepción(bueno, y las del plebiscito por la paz).

Un día que fui a visitarla me contaba que en los grupos de WhatsApp que tiene con sus amigas estaban difundiendo información falsa sobre posibles escenarios que ocurrirían si ganaba Gustavo Petro. “Mija, es que me canso de decirles que él no va a expropiar nada, yo llevo años viendo a los mismos robar, esos sí nos están expropiando” me dijo entre risas.

A mi abuela le tocó la época de lo que en Colombia se denominó como “La Violencia” un nombre certero para un momento certero que definió el curso de nuestro país. En su pueblo, Girardota, el padre les preguntaba si eran liberales o conservadores para saber si los podía confesar. Mi abuela se casó con mi abuelo, tuvieron 6 hijxs, unx seguido del otrx, mi abuelo como buen macho paisa, le era infiel y hasta tuvo otra familia, mi abuela en un acto, a mi parecer revolucionario para su tiempo, le dijo que se fuera con su nueva familia. Un día mi abuela me dijo que lo que más le dolía era saber que se casó con alguien que nunca la amó.

Todo este relato parece un poco disperso, pero era necesario para mi hacer una remembranza de mi abuela porque el pasado 29 de mayo del 2022, cuando anunciaron que Gustavo Petro y Francia Márquez serían el nuevo presidente y vicepresidenta de Colombia, a la primera persona que llamé en medio del llanto fue a mi abuela, que también estaba en llanto. Ella quizás no sabe que con sus acciones -más que con sus palabras- me ha dado lecciones de dignidad, esa dignidad que como mantra ha acompañado a Francia y a Gustavo en sus discursos, que esperamos todas y todos se lleve a la praxis y se vuelva costumbre.

A mi abuela gracias, por darme la posibilidad de imaginar otros mundos distintos.

James Thacher
jamesthacher@gmail.com


Subscribe To Our Newsletter

 

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!